Ahogando a la natación

En el mundo del deporte, como cada cuatro años, son años de jubilo, años que van a marcar un antes y un después, donde serán coronados nuevos reyes y reinas del deporte. Son años que actúan como un termómetro, donde se mide el nivel de nuestros atletas ante deportistas de otros países. En nuestro caso, en la natación, deseamos ver lo mejor de nuestra ”armada” y desear que este tiempo de esfuerzo, trabajo y sacrificio hayan valido la pena. Seremos participe del éxito, sus triunfos los haremos nuestros y seremos críticos con la derrota, sin duda siempre habrá un antes y un después de cada cita Olímpica. 

Cada cuatro años todo es propicio para que todos aquellos que practiquen la natación se sientan aún más arropados, todo está preparado para que los Juegos Olímpicos sean un gran estimulo para ellos, queremos que sientan que con esfuerzo y trabajo todo es posible y que un día no muy lejano ellos también podrán estar allí, en unos Juegos Olímpicos.

Mirando hacia otro lado estamos ahogando a la natación de manera silenciosa

Pero,… no nos engañemos, todo ésto se derrumba como un castillo de arena. El día a día  es bien distinto,  la realidad es otra, aunque las comparaciones son odiosas, por mucho que nos cueste no podemos dejar de hacerlo,  NO se puede comparar las instalaciones de cualquier club americano, australiano o europeo  con  las nuestras.

Hay casos excepcionales pero la mayoría de los clubes españoles tienen unas instalaciones del siglo pasado, construidas en su mayoría en los años 60 y 70. Piscinas de 50 metros casi no existen más allá de las grandes ciudades y a ésto se les une que las pocas piscinas creadas recientemente (antes de la crisis) son gestionadas por empresas privadas ajena a este deporte, primando en ellas las actividades dirigidas a un gran sector de la población que a fomentar el deporte de la natación entre los propios clubes.

“Aquagym” “Terapias Acuaticas” “AquaTono”  y otras actividades acuáticas van quitando terreno, mejor dicho, van quitando calles en detrimento de la natación.  ¡Siempre se puede estar peor!, hemos llegado a oír y tanto que sí, y no por eso nos vamos a encoger de hombros y mirar para otro lado…

Piscina Municipal del Puerto de la Cruz (Tenerife)

Paradojicamente se da el caso de clubes que aún teniendo cerradas sus instalaciones se aferran al trabajo y al coraje de sus miembros para llegar a ganar campeonatos nacionales. También hay casos donde algún club de natación sincronizada tiene que recurrir a la necesidad de entrenar en una playa para prepararse un campeonato.

No es cuestión de buscar culpable es cuestión de que situaciones como estas no pasen o vuelvan a pasar. Es año olímpico y nos emocionaremos por volver a ver a Michael Phelps nadar y dar lo que fuera por no perdernos a Mireia Belmonte ganar un oro olímpico, pero recuerda, ésto solo ocurre cada cuatro años, mientras miremos para otro lado seguiremos ahogando un poco más a la natación y ésto si que ocurre todos los días.

NOTA:  Queremos mostrar todo nuestro apoyo y respeto por todas aquellos clubes que hacen verdaderos “malabarismos” para tener sus instalaciones abiertas y en especial al Club Natación Martianez y Club Natación Océano, los cuales sin tener una piscina donde entrenar sacan el tesón y la energía necesaria  para seguir luchando por este deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s