¿Quién dijo frío?

 

Estamos en esa época del año donde ya se va notando que el agua de la piscina se va poniendo cada vez un poquito más fría.  Al saltar al agua lo notamos enseguida y a medida que pasamos un rato nadando notamos que el color de nuestra piel también va cambiando y poco a poco nos vamos poniendo un poco más “morados”. Definitivamente el agua está fría.

nadar con el agua helada
Nadar a temperaturas muy bajas.

A los que tenemos la suerte de nadar en una piscina descubierta todo el año, éstos son momentos en los que uno se plantea “tirar la toalla”, al menos durante un tiempo, hasta que vuelvan a arreglar la caldera,  aunque la mayoría de las veces ésto no pasa, sino que la temperatura exterior ha bajado tanto que las maquinas no consiguen alcanzar la temperatura optima del agua.

Aprovechamos, esta ocasión para recordar que ocurre cuando nadamos en un agua, “excesivamente fría”.

Cuando nadamos y vemos que el agua se encuentra a una temperatura baja, lo que ocurre en nuestro cuerpo es que nuestros vasos sanguíneos se ensanchan, para permitir que la sangre caliente aumente la temperatura de nuestro cuerpo.

Posteriormente se volverán a cerrar, lo que provocará que una vez alcanzada la temperatura de nuestro cuerpo en torno a los 36 – 37 grados, la mantendremos y así conseguiremos prevenir que nuestros órganos fallen o se dañen.

El problema que tenemos cuando el agua está excesivamente fría es que nuestro cuerpo no es capaz de restringir el flujo sanguíneo por mucho tiempo, con lo que los vasos sanguíneos se volverán a reabrir, aumentando el riesgo de que fluya sangre fría por nuestros órganos conduciendo incluso a un estado de hipotermia.

Cualquier agua inferior a los 15 grados centígrados , puede provocarnos temblores o sensación de frío. Pero los síntomas comenzarán a ser graves dependiendo de la tolerancia que tengamos a las bajas temperaturas. Congestión de los órganos internos y de manera extrema dará lugar a un sincope cardíaco.

Pero no hay que alarmarse,  nuestros entrenadores y club están al tanto de la temperatura existente en el agua. Es un buen momento para profundizar y ver la importancia de los entrenamientos “en seco” fuera del agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s